PANDEMIA, NECROPOLÍTICA Y DISTOPÍA

Todo lo sólido se desvanece en el aire. El mundo tal cual como lo conocemos colapsa, las instituciones se resquebrajan ante las consecuencias de un ritmo que direcciona la humanidad hacia el abismo. El modelo civilizatorio del norte global evidencia sus límites estructurales, provocando una conmoción social al borde de una psicosis colectiva. En EE.UU, el supuesto olimpo de las naciones libres, está experimentando una paranoia social sin precedentes. Las ventas de armas están logrando records históricos. La sociedad del norte se entrega a una compra compulsiva de armamentos porque temen que el gobierno “les quite su derecho a comprar armas”, otros las compran para protegerse de ataques racistas. La xenofobia aumenta. La violencia latente cultivada por décadas por una fuerte cultura de guerra, un capitalismo salvaje y un individualismo radical manifiesta ahora sus síntomas. 



En EE.UU no existe un sistema de salud pública, y el Estado se muestra totalmente incapaz de coordinar una estrategia para hacer frente a una crisis sanitaria como la que se avecina. Los lazos sociales y comunitarios han sido sistemáticamente degradados por una doctrina racional del egoísmo. Cuando las burguesías experimentan la paranoia emergen los fascismos, por eso puede que “un fascista no sea más que un burgués asustado”. Efectivamente, la codicia y la muerte son justificados por el miedo de los plutócratas y la distopia se materializa sin rodeos. El “ethos” cultural norteamericano, enjaulado en la proyección de su propio terror, no puede observar otro horizonte posible que no sea el de la anarquía distópica.  No por nada su industria cinematográfica se ha vuelto experta en pensar diferentes escenarios apocalípticos.



El problema es que la reducción de todo lo político hacia el interés economicista, convierte a la política en mera necropolítica, es decir, en la mera administración de la miseria de las grandes mayorías. Entonces se brinda salud, educación y protección social solo a un nivel mínimo posible, el mínimo nivel de bienestar para que la maquinaria infernal de la acumulación del capital no tenga mayores complicaciones en seguir acrecentando sus ganancias. Entonces ya no hablamos de un Estado de Bienestar, sino concretamente de un Estado que gestiona y regula el malestar de sus poblaciones.  

De esta manera, se ha degradado la vida humana a condición de subalternidad y como contracara, se ha endiosado el fetiche del dinero. Los mercados ahora tienen sentimientos: se deprimen o se entusiasman, se enojan o se calman. Se a subjetivado su condición pero a costa a haber degradado lo humano al nivel de las cosas. Efectivamente, somos un “recurso humano”, utilizable, consumible, descartable.

El Antropoceno nos golpea con fuerza, vivimos la era del ántropo enloquecido por sus miedos y sus pasiones, ciego ante las consecuencias de sus propios actos. Vivimos la bisagra del tiempo, un momento que exige la articulación de todos los frentes de liberación cultural feministas, obreros, campesinos, ecológicos, indigenistas y juveniles de cara a la construcción de un modelo planetario alternativo, pluricultural y transmoderno. Los historiadores van escribir sobre estos días, los días en que la humanidad experimentó la metamorfosis de todos sus sistemas organizacionales. De lo contrario no habrá ningún relato más que contar, ninguna otra poesía por escribir…


Adonay Alaminos 

Comentarios

Victoria ha dicho que…
Realmente estamos como antropos enloquecidos.. Ojalá sirva este tiempo para fortalecer lazos humanos <3 !

Entradas populares de este blog

MARX TENÍA RAZÓN: HACIA UNA TRANSICIÓN CIVILIZATORIA Y FIN DE LA NECROPOLÍTICA

CONFIRMAN EL INICIO DE UNA NUEVA ERA PLANETARIA: EL ANTROPOCENO

¿ES HORA DE RE-REINVENTAR EL PSICOANÁLISIS?

EL FASCISMO SOCIAL DE LOS VOTANTES MACRISTAS

OCTUBRE NEGRO: CUANDO NO HAY PAN EN LA MESA, HAY SANGRE EN LAS CALLES

REFUTANDO LOS ARGUMENTOS DE AGUSTÍN LAJE

SE FORTALECE LA CANDIDATURA DE UN SOCIALISTA PARA LA PRESIDENCIA DE LOS EE.UU

JUVENTUD vs ADULTOCENTRISMO - Cuando los pelotudos de hoy se convierten en los hijos de puta del mañana

ENRIQUE DUSSEL Y LA FILOSOFÍA DE LA LIBERACIÓN