MARIO PEREYRA COMPLACIENTE CON EL REPRESOR MENÉNDEZ

Acá vemos al periodista Mario Pereyra entrevistando al genocida represor Benjamin Menendez. Sus preguntas son cálidas y condescendientes del accionar de Menendez, hasta incluso parece comprenderlo. Pero esa actitud contenedora que Mario Pereyra tiene con el represor está a años luz de distancia de la animosidad manifiesta contra Alberto Fernández en la entrevista radial que mantuvieron hace unos días en Cadena 3.


No hay nada nuevo bajo el sol. Los emporios mediáticos hegemónicos como los de Clarín y la Nación fueron piezas fundamentales en la legitimación y naturalización del asesinato, la tortura y el exterminio de miles de personas en los años de la dictadura. Mientras esa prensa miserable publicaba en sus moldes de tinta que habían eliminado a subversivos y terroristas, nosotros sabíamos que otro amigo, que otro familiar, que otro ser querido había muerto asesinado brutalmente. 



Hoy en día, siguen el mismo libreto a nivel discursivo, lo repiten letra por letra. Pero ahora los corruptos y subversivos no son los comunistas y marxistas (avísenle a Picheto), sino que son los "populistas", los que desde su perspectiva arruinan el país desde hace 70 años. Afirmación que no resiste la mas mínima investigación empírica e histórica ya que como expresa el economista Aldo Ferrer, en los periodos de gobernanza de los gobiernos progresistas (1946-1955 y 2003-2015) el PBI registró un aumento anual del 5%, es decir, mas del doble del 1,9 % del registrado en los años de los modelos liberal-conservadores (1976-1983, 1989-1999 y actualmente con el macrismo).    


Pero la realidad ya no les importa, ya que pueden incidir en la procesualidad de su construcción. La distinción entre la verdad y la mentira pasa así a segundo plano. Estamos en la época de la posverdad, en la época de la espectacularización y del insulto banal. Los medios hegemónicos naturalizan de esta manera la violencia simbólica y material contra todo aquello que cuestione su semblante. Eso es justamente uno de los aspectos del neofascismo, el hecho de legitimar la violencia contra los diferentes movimientos de liberación cultural mediante la construcción de estereotipos que operan en los imaginarios sociales. Así surge la imagen de los "Kukas", los "zurdos", el "choriplanero", la "yegua". Hasta es posible parametrizar las respuestas cognitivo-afectivas de varias personas al mostrarles una foto o el libro de Cristina Kirchner, es increíble, pero es cierto. Muchos se sobresaltan, sus comportamientos se agitan, sus rostros expresan emociones y microgestos que su corteza cerebral no es capaz de inhibir. Como si se tratase de una escena de Black Mirror.      


Efectivamente, estamos ante las consecuencias de una arma de nuevo tipo, donde ya no se trata solo de balas, sino se imágenes mentales.  Ya es hora de extender las tesis foucaltianas sobre el dominio de los cuerpos hacia las técnicas de alienación cognitivo-afectiva, es decir, sobre el dominio de la mente.  Estas metodologías no son nuevas, pero si cuentan ahora con nuevas tecnologías. Por eso debemos ampliar nuestras categorías analíticas y pasar a contemplar no solo la biopolítica en tanto dispositivo de control de los cuerpos, sino que también debemos tener en cuenta los efectos de la denominada psicopolítica,  dispositivos de producción de subjetividades, de experiencias senti-pensantes que generan representaciones sociales que nutren los imaginarios populares y orientan así las prácticas concretas de los sujetos. 


Y de repente, aquel odio aparentemente "irracional" de muchos y muchas  compatriotas hacia los referentes de los diferentes movimientos de liberación cultural, se torna mucho mas comprensible.  Durante décadas, el discurso legitimado de Mario Pereyra, en el marco de un emporio comunicacional neofascista, convivió diariamente con el desarrollo de las experiencias subjetivas de miles cordobeses y cordobesas, que a su vez leían los diarios de Clarín (La Voz del Interior y Día a Día en Córdoba). En ese sentido no es sorprendente el apoyo que aún mantiene la gestión actual, a pesar de haber llevado a cabo un proceso de emprobrecimiento generalizado de la sociedad. Sin el soporte simbólico de los medios, la aventura de la coalición CAMBIEMOS se derrumbaría como frágil castillo de naipes armado sobre la base de un relato falaz. 

Es posible engañar a todos algún tiempo. Es posible engañar algunos todo el tiempo. Pero no es posible engañar a todos todo el tiempo. Se derrumba su relato. Estamos viviendo el comienzo del ocaso de uno de los gobiernos mas miserables y nefastos de la historia argentina. Que nos sirva de escuela. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

PANDEMIA, NECROPOLÍTICA Y DISTOPÍA

MARX TENÍA RAZÓN: HACIA UNA TRANSICIÓN CIVILIZATORIA Y FIN DE LA NECROPOLÍTICA

CONFIRMAN EL INICIO DE UNA NUEVA ERA PLANETARIA: EL ANTROPOCENO

REFUTANDO LOS ARGUMENTOS DE AGUSTÍN LAJE

EL FASCISMO SOCIAL DE LOS VOTANTES MACRISTAS

¿ES HORA DE RE-REINVENTAR EL PSICOANÁLISIS?

OCTUBRE NEGRO: CUANDO NO HAY PAN EN LA MESA, HAY SANGRE EN LAS CALLES

SE FORTALECE LA CANDIDATURA DE UN SOCIALISTA PARA LA PRESIDENCIA DE LOS EE.UU

ENRIQUE DUSSEL Y LA FILOSOFÍA DE LA LIBERACIÓN