ESTAS FIESTAS LAS CELEBRAMOS EN LAS CALLES

La interpelación de la ciudadanía


La interpelación de la ciudadanía: Días solo han pasado desde la asunción del nuevo gobierno y ya puede observarse con total claridad la hipocresía y la astucia con que la nueva administración ha avasallado con nuestra institucionalidad.
Las primeras medidas adoptadas apuntaron al fortalecimiento de todo un blindaje mediático - judicial y a la fracturación de toda un economía socio-inclusiva de mercado interno, para nada más y nada menos que el de volver a implantar una economía neoliberal de libre mercado. Esto no solo significa un detenimiento en un camino de crecimiento y mantenimiento de un proyecto nacional y popular sino que implica un grave retroceso.

La mitad de la ciudadanía argentina interpela: ¿Donde están los defensores del republicanismo ante un gobierno avasallante que solo sabe de decretazos unilaterales antes que la búsqueda de diálogo y consenso parlamentario? ¿Donde están las explicaciones de los pregoneros del cambio? ¿Cómo explican y justifican tremenda torpeza institucional e inescrupulosa en la instauración de un neoliberalismo ortodoxo pero que ahora se potencia por una gerencia corporativa financista? ¿Dónde están los que decían que eso de que vamos a volver a los 90’ era un invento del kirchnerismo? ¿Bajo qué concepción humana se justifica la represión y la violencia que el macrismo ha ejecutado sobre la manifestación social?



Se vuelve a criminalizar la protesta social
En este último punto se ha observado una nueva actitud del macrismo hacia la expresión democrática popular. Las últimas represiones acontecidas en estos días dan cuenta de una ruptura con respecto a la forma en que el kirchnerismo había contemplado la manifestación. Al respecto el gobierno saliente garantizaba que las manifestaciones legítimas, cuyo objeto sea dar visibilidad a reivindicaciones de derechos o demandas ante autoridades públicas o entidades privadas, cuenten con la adecuada difusión en medios públicos, además de seguir una clara decisión política tomada por el presidente Néstor Kirchner y continuada por Cristina: la no represión de la protesta social. 



Reducción de la concepción de libertad
Ante los últimos acontecimientos de represión, muchos justifican el accionar del gobierno basándose en un slogan de libertad, que a veces se utiliza con un equivalente de derechos: “Mi libertad termina cuando empieza la del otro”, sugiriendo que no es lícito manifestarse en las calles ni siquiera de manera pacífica. Pero este modismo en realidad puede resultar un tanto superficial, ya que en la cotidianidad cívica-democrática, desde una perspectiva política, en la construcción de todo estado-nación libre y soberano, la libertad se concibe no entre limites individuales como el sentido que desliza ese slogan cliché de libertad, sino como un valor que se construye inter-subjetivamente, en el encuentro de un sujeto con el Otro. Podríamos decir que es una concepción socio-política de libertad que posee una íntima relación con una perspectiva ética.  
Esta libertad ha sido coartada por las primerísimas medidas del nuevo gobierno hacia la manifestación popular, donde no solo hay una falta de escucha de las demandas de varios sectores laborales de la sociedad argentina, sino que se han ejecutado ya represiones graves en contra de la protesta social.


Complicidad de los medios masivos de comunicación

Los más sorprendente, o quizás en realidad, lo más esperable, es como  los medios masivos de comunicación hegemónicos de repente abrazan y glorifican una nueva derecha gerencial y al mismo tiempo se silencian las pocas voces críticas que significaban riquísimos espacios de confrontación, diálogo y reflexión.  

Gota a gota, una tras otra, de manera sistemática grandes dosis de información de lo que sucede en nuestra localidad y en nuestro mundo son recibidas por nuestros sistemas cognitivos.  Vamos co-creando nuestra realidad a partir de los diferentes datos que adquirimos de nuestro entorno. Este proceso de conocimiento se lleva a cabo diariamente. De manera cotidiana somos bombardeados por toda una serie de discursos que son vertidos por todo un conglomerado de medios de comunicación hegemónicos.

Hacia la implantación del discurso único    
La nueva administración ha dejado ya muy claro que no pretende cumplir con su discurso de campaña acerca del respeto y aceptación de la pluralidad y de diversidad de voces. Y no se abstuvo de volver a utilizar un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU 13/15) para  desarticular y avasallar la institucionalidad de la Afca (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual) y la Aftic (Autoridad General de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones)  y disolver la LSCA, que como expresó el ex vice-intendente Gabriel Mariotto, “fue la más debatida de la historia argentina”. Este atropello inaudito nos alerta sobre la falta de límites del macrismo a la hora de favorecer la concentración monopólica de las grandes corporaciones mediáticas como la del Grupo Clarín.


La LSCA (Nº 26.522) se sometió a discusión en más de 20 foros a lo largo del país, incluyendo audiencias públicas y sesiones en comisiones parlamentarias. En ese momento, Cristina Fernández de Kirchner, contaba con la suficiente mayoría en el congreso para aprobar la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual de manera directa. Pero se apostó a la discusión plural, democrática y participativa de la mayoría de los actores cívicos y políticos de la sociedad. Efectivamente, como expresa el director de la Carrera de Comunicación de la UBA, Diego de Charras,  esta ley fue elaborada a partir de la mayor participación social y búsqueda de consenso que se tenga memoria.   


Vuelta a los 90’ pero con un plus
En el plano económico por ejemplo, han empezado a fracturar una economía soberana de mercado interno, de desarrollo industrial nacional y de proteccionismo cambiario. Muy importantes por ejemplo para el nacimiento y crecimiento de pequeñas y medianas empresas e inversiones en industria de alta tecnología como el de ingeniería satelital aero-espacial. Eso se está observando actualmente en la dimensión empírica, cuya concepción teórica e ideológica comporta una vuelta hacia las lógicas neoliberales más ortodoxas. Pero con una novedad -por eso "nueva" derecha-. Nose molestaron en privatizar empresas, porque directamente han puesto al mando de gabinetes y secretarías claves a varios de los propios gerentes de las corporaciones financieras como Shell, JP-Morgan, Monsanto, Techint, y con claros vínculos carnales con el Grupo Clarín. Esto ya era percibido por una gran parte de la población sobre todo de los militantes de diferentes y variados partidos, intelectuales de izquierda y de los que cuentan con una buena cultura socio-política -los denominados "empoderados"-, pero los medios hegemónicos tildaron a esta emergente consciencia crítica de la ciudadanía como una “campaña de miedo”, algo que fue recibido y reproducido por grandes sectores de la población de manera sorprendentemente acrítica.


La “doble vara”
En esta forma acrítica o superficial hay que estar atentos al fenómeno cognitivo que constituye lo que podríamos denominar la “doble vara”, una diferencia valorativamente asimétrica en la percepción de los diferentes aspectos de la realidad, donde por ejemplo se observarán críticas negativas frente a diferentes medidas adoptadas por el Kirchnerismo y una visión totalmente favorable hacia medidas similares o equivalentes en el macrismo.  

El fenómeno de “doble vara” o doble moral con respecto al accionar político  es una buena herramienta a la hora de detectar contradicciones en los discursos.


Entendimiento, diálogo y transformación: desafíos fundamentales
La ciudadanía argentina se embarca en un tiempo que exige desafíos múltiples. No solo exige una postura de diálogo, escucha y entendimiento colectivo, sino que a la luz de las acciones inescrupulosas del macrismo, exige también una postura de defensa inquebrantable de los derechos que ya hemos adquiridos. Durante doce años se han sembrado nuevas esperanzas en la construcción de un estado-nación. “Vamos a volver” fue la última manifestación jubilosa de gran parte del pueblo, celebrada por varias generaciones de ciudadanos, militantes y de intelectuales.  Hay millones de sujetos que ya son conscientes de su contexto socio-histórico y se han convertido de esta manera en agentes activos capaces de entender y transformar su mundo cotidiano.  

Aquí y allá se están realizando manifestaciones de manera pacífica. En varias regiones de nuestro país se alzan altivas las voces de la indignación. En estas fiestas el pueblo brinda en las calles, movilizados con amor e inspirados en la lucha, la democracia, y la justicia social.



Salud al pueblo argentino!!  


A.E.A

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ES HORA DE RE-REINVENTAR EL PSICOANÁLISIS?

SUBJETIVIDAD NEOLIBERAL E IZQUIERDA LACANIANA. Conversatorio con Jorge Alemán

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "DEL DESENCANTO AL POPULISMO" Jorge Alemán